Dos delincuentes de 21 y 44 años ingresaron a la parroquia ubicada en Juan Bautista Alberdi al 1100.

Exigieron objetos de valor a todo el personal de limpieza y de cocina de la parroquia, al igual que al párroco, el sacerdote y el capellán.

Afortunadamente un electricista que trabajaba en el lugar realizando distintas tareas de mantenimiento en el techo se pudo dar cuenta de la situación y enseguida llamó al 911. Gracias a esta reacción la policía logró detener a los dos asaltantes justo cuando iban a escapar.

En su poder, los dos hombres tenían una mochila con miles de dólares, euros y pesos, relojes y distintas joyas que habían robado minutos antes a todo el personal de la iglesia.

Ambos delincuentes se encuentran  imputados por los delitos de tentativa de robo, privación ilegítima de la libertad y lesiones. Nuevamente en casos como estos agradecemos que nadie salió herido.